Celia mira la novela mexicana en la televisión. Celia no recuerda qué hora es. Celia va a al doctor. Celia se queda dormida en el sillón. Celia esquiva un perro en la calle. Celia olvida su turno con el doctor. Celia riega el potus y tira sus pastillas en la maceta. Celia no recuerda qué fue a buscar a la cocina. Celia camina por la calle, esquiva autos. Celia mira la novela en la tele. Celia le hace ojitos al doctor. El potus crece. Y así y así y así. La vida de la protagonista transcurre en un loop o día de la marmota donde los sucesos se pegotean y el tiempo se vuelve un presente eterno. 

Momentáneamente Celia es una obra protagonizada por Luciano Medina como Celia, con las actuaciones de Lara Herrera, Ana Clara Ochoa y Matías Ocantos, que se destaca en el papel del médico. El director y dramaturgo es Martín Bontempo, que nos deslumbró con Suavecita, el unipersonal que protagoniza Camila Peralta en Nun. Esta obra es un reestreno: la primera función fue en 2022 y ahora volvió al espacio teatral La Gloria, en pleno Almagro.

Esta obra es dulce y cómica y empática. Retrata la vejez, la pérdida de la memoria, la enfermedad y la soledad de una mujer mayor con delicadeza y humor, una combinación difícil de lograr. Evita los lugares comunes o la parodia. Celia es una mujer de ochenta que vive sola, tiene un deterioro cognitivo importante y está obsesionada con los culebrones llenos de dramatismo, donde hay peleas familiares por una herencia, hijos no reconocidos y un médico que se enamora perdidamente de su paciente. El espectador se sumerge por completo en la vida de Celia, no solo en los acontecimientos sino en su forma de vivir y ver el mundo. Nosotros también nos volvemos parte de ese loop de escenas y momentos que parecen repetirse hasta el infinito. Los únicos signos externos que indican el paso del tiempo son el potus que crece y los diagnósticos del médico.

La escenografía es simple y efectiva. Las paredes de la casa son telas blancas con diferentes texturas y patrones, que remiten más a un manicomio que a una casa. A través de esas paredes salen manos que le ofrecen a Celia lo que necesita (un reloj, una taza de té, pastillas), como ayudantes irreales. También hay un sillón y un potus que le da la vecina para que se lo cuide. El espacio escénico se transforma en una calle repleta de gente y en el consultorio del doctor. Los actores hacen, por momentos, de los actores de la telenovela, de las tres hijas distanciadas de Celia, de los ayudantes mágicos, de la vecina y de dos señoras que acompañan a Celia agarradas del brazo a cruzar la calle y llegar al consultorio. 

La monotonía de la vida de es interrumpida por la ficción; la vida de Celia empieza a melodramatizarse, siguiendo la lógica de los culebrones que ve. Uno de los mejores aciertos de la obra, además del guion y las actuaciones, es la forma en que se retrata el rol de la fantasía. La ficción, o las telenovelas, no son un mero escapismo ni ocupan un eslabón inferior a la “realidad”. Estas ficciones son la realidad de Celia y permean todos los aspectos de su vida, al punto que, para ella, se vuelven indispensables, son su oxígeno.

Momentáneamente Celia muestra el lado positivo de evadir la realidad o, mejor dicho, de teñir la realidad de fantasía. Justamente, la ficción le permite a Celia ignorar su enfermedad —o, al menos, no comprenderla del todo— y vivir una vida más interesante. Al igual que la protagonista de Suavecita, Celia, necesita la fuerza arrasadora de la ficción para existir. En definitiva, todos nosotros también porque si no, por qué leeríamos, por qué veríamos películas, por qué iríamos al teatro.

Ficha técnico artística

Dramaturgia y dirección: Martín Bontempo

Intérpretes: Lara Herrador, Luciano Medina, Matías Ocantos, Ana Clara Ochoa

Diseño de escenografía: Florencia Miranda

Asistencia de dirección: Camila Miranda

Diseño de luces: Fernando Chacoma

Asesoramiento de vestuario: María Sole

Edición musical: Germán Severina

Fotografía: Micaela Campos Cavallaro

Diseño gráfico: Juan Andrés Medina Midriak

Producción ejecutiva: Braian Mustafá

Acceso para Farsos

Si ya sos usuario ingresa, sino hace click y registrate.